Viejos amigos

La casualidad querría que esa noche en el campamento militar ocurrieran más hechos reseñables. Las malas lenguas hubieran dicho que la cabecilla se encontraría en la tienda del cabeza de guerra, pero sabemos que, al menos esa noche, no fue así; estaba en su propia tienda. Había alguien que no ignoraba que estaría allí, no se sabe como lo averiguó, pero no se equivocaba.

La cabecilla dormía con placidez cuando una voz se introdujo en sus sueños, era una voz familiar, una voz que la llamaba.

—Erän, despertad señora —Se oyó dentro de la tienda.

Sobresaltada, se incorporó alarmada, rápida y casi con violencia. Ante ella había una figura oscura, vista a contraluz, una silueta familiar a la que no se le discernían los rasgos. Ella hizo un gesto desesperado tratando de alzarse, pero la figura le habló.

—!Esperad, señora mía¡ —Dijo una voz inconfundible—. Soy yo. —Añadió.

Y ella reconoció a quien menos esperaría encontrar en ese momento y en ese lugar: era el erudito.

—Por todos los muertos, ¿tú? —Dijo ella con gran sorpresa.

—¿No os alegráis de verme? —Preguntó él con un inusual humor.

—Apareces en mitad de la noche sin avisar, visitándome en mi propia tienda, en mi propia cama. No sé qué debería sentir, pero podría haberte matado —Le recriminó ella.

—Vos siempre estáis y estaréis a tiempo de matarme pero, como siempre os ruego y os recomiendo que no lo hagáis, todavía os podría ser de utilidad —Le contestó él en su habitual tono.

Ella se alzó y sin darle tiempo de reacción, se le acercó, puso la mano tras su nuca y le dio un beso decidido.

—¿Ves? Sí me alegro —Le dijo ella, al tiempo que se apartaba de él, yendo a buscar el resto de su ropa.

—Agradezco vuestra efusividad, pero no he venido por esto, señora

—Dijo él, no sin sorpresa por su actuación.

—Por supuesto que no, nunca vienes por esto, considéralo afecto de amiga —Le contestó ella, muy tranquila—. ¿Cómo es que has vuelto?

—Tengo algo que contaros, se trata de la próxima contienda —Contestó él, inusualmente parco en palabras.

Puedes comprar el libro por sólo 1€